News & Events

Sin titulo 1

Hoy en la mañana salí a caminar como generalmente acostumbro, y creo que llevaba un par de vueltas al parque, cuando puse atención a cierto ruido. Generalmente voy con los audífonos escuchando música o un audio libro, pero hoy mi atención se concentró en ese sonido.

Entonces mis pensamientos, mi mirada y mi atención se volcaron a lo que estaba ahí presente a mi alrededor. Una ardilla pasó repentinamente, una mamá con su hija en carreola me saludó a la distancia, un señor pasó corriendo rápidamente a mi lado, y el canto de las chicharras no dejaba de atraerme.

Imposible no pensar cuantas veces he estado en ese parque, cuantas veces he pasado por la misma ruta, pero hoy mi atención parecía diferente, o quizás, más presente. Que ironía, estar presente y no estarlo al mismo tiempo.

Por ahí dicen que, donde esta tu atención, está tu interés. Y al decir atención, me refiero a atención plena, esa capacidad de estar con todos tus sentidos realmente presente para esa realidad que estás viviendo.  Y me pregunto, ¿será que ahora estamos más presentes o menos presentes con nuestras familias, en nuestro trabajo, con nuestras amistadas?

La respuesta evidentemente es personal y puede ser contradictoria, pareciera que ahora tenemos más tiempo para convivir en familia, estar en casa, para salir a caminar y disfrutar la naturaleza, para sentarnos simplemente a leer o escuchar música; pero por otro lado, las prisas siguen, las responsabilidades aumentan, el estrés aparece y nuestra capacidad de atención a lo realmente presente e importante puede verse afectada.

¿En dónde está mi atención cuando mi hij@ me está contando sus avances en la escuela? ¿qué estoy pensando cuando me siento a disfrutar un café?, ¿qué tan atento estoy en la junta virtual de cada mañana?  El momento presente es sólo aquí y ahora, es ahí donde puedo conectar con otras personas, disfrutar de experiencias y sentir mi emocionalidad para vivir en plenitud.

La vida nos ofrecerá distractores continuamente, la mente no para, pero la realidad es personal y estará en función de mi foco de atención. Una atención plena que me permita oler, ver, escuchar, saborear y sentir aquello que para mi es importante. ¿Quieres hacer una prueba hoy?

COMPARTE

ÚLTIMOS POST