News & Events

Sin titulo 1

Recientemente todos hemos escuchado la gran noticia de Kamala Harris quien hace historia al convertirse en la primera mujer Vicepresidenta de los Estados Unidos. Harris hija de padre jamaicano y madre india representa, sin lugar a dudas, un parteaguas en la historia del mundo y en la posición de la mujer en la misma. 

Sin embargo, no dejo de pensar en otras grandes mujeres que han luchado por generar un impacto en el mundo y obtenido grandes logros en la política, en la ciencia, en el arte; y no obstante el reconocimiento de sus éxitos por el mundo, no han sido del todo aceptados por ellas mismas. Tal es el caso de Michelle Obama, Tina Fey, Michelle Pfeiffer, Maya Angelou, Kate Winslet e incluso Emma Watson, quienes han declarado haber sufrido de Síndrome del Impostor. 

Según investigaciones, 7 de cada 10 mujeres han sufrido o sufren del famoso Síndrome del Impostor. Este Síndrome se describe como una colección de sentimientos de incompetencia a pesar del éxito evidente. Quienes se sienten impostoras suelen sufrir de duda en sí mismas de forma recurrente. Esa sensación puede ser tan fuerte que sobrepasa toda la evidencia y reconocimiento externo de sus capacidades.

El término Síndrome del Impostor fue acuñado en 1978 por Pauline R. Clance y Suzanne A. Imes, para describir a personas que, a pesar de tener un perfil de éxito, experimentaban dificultades para internalizar estos logros, y un miedo persistente de ser expuestos como un “fraude”. 

¿Te ha pasado? 

  • ¿Trabajar muchísimo por una meta y al lograrlo no reconocer tu esfuerzo? 
  • ¿Tener problemas aceptando los halagos a tu trabajo?
  • ¿Apegarte a estándares increíblemente altos?
  • ¿Qué el miedo a equivocarte te rebase y que casi llegue a paralizarte?
  • ¿Estar convencido de que no eres suficiente?

 

Si ese es tu caso,  estás super a tiempo de hacer un ajuste en tu vida, en tus creencias y en tus reglas de vida para lograr vivir a plenitud tus logros. Tu labor es valiosísima y el mundo lo sabe. Solo hace falta que tu te veas con todo lo que ya eres y haz logrado.

¿Y por dónde empezar?, aquí te comparto algunas ideas para sacar de la cabeza a ese impostor que no nos deja experimentar los logros.

  1. Distingue la humildad del miedo al mostrar todo tu potencial
  2. Suelta a tu perfeccionista interior, ese que te tiene trabajando a marchas forzadas.
  3. Agradece los halagos, todos.
  4. Lleva una bitácora de tus logros, todos, grandes, chicos, medianos, todos cuentan y todos son tuyos.
  5. Platica tu sentir con alguien, con un amigo, terapeuta o un coach, al escucharte en voz alta descubrirás eso que anda rondando en tu cabeza.

Escoge una de estas ideas y practícala, practícala, practícala. Porque hoy en frente tuyo solo tienes un espejo muy grande que te permite ver todo lo que has logrado, ¿estás list@ para verte en tu máximo potencial?

COMPARTE

ÚLTIMOS POST